Un tributo merecido
19/06/2015

El grupo SonSax rindió tributo a la vida artística y musical del maestro Otto Vargas

Mediodía, martes 26 de mayo, Teatro Nacional, sala principal…cuatro saxofonistas y un percusionista registraron en la memoria de una sala repleta uno de los momentos más sublimes en la historia musical popular de nuestro país.

 

Después de 12 años de haberse retirado como músico activo el gran maestro Otto Vargas fue motivo de tributo por parte del célebre cuarteto Son Sax. Un homenaje al director, compositor e intérprete hijo de la época de oro de las grandes orquestas nacionales (1950-1060) autor de temas muy importantes en los repertorios del momento como: “Mi viejo San José”, el famoso pasodoble “Costa Rica”, “El pájaro Cantador”, “Amor de Oro” y “Linda”.

 

El homenaje fue más allá de lo previsto en una primera instancia y así es como llega la magia de lo imprevisto pues don Otto decide tomar de nuevo, 12 años después, el instrumento y ejecutar dos temas con el cuarteto Son Sax. Momento de gran valor emocional y musical. Pero además no solo se aplaudía el instante efímero del retorno de uno de los grandes de nuestra escena popular sino que además esa era la primera vez que don Otto llegaba al escenario del Teatro Nacional.

 

¡Glorioso momento para don Otto! Un instante memorable en una carrera musical cuyo único eslabón perdido era precisamente este escenario.

 

Según Javier Valerio, director de Sonsax, el homenaje fue “a la trayectoria musical de Vargas y de paso recordar la época de las grandes orquestas de baile a través  de algunas canciones que fueron clásicas en aquellos repertorios”.

 

Algunos de los temas incluidos en la presentación de ese día fueron “Amada Mía” , de Cheo Feliciano; “Cómo fue” ,un bolero inolvidable que fue interpretado originalmente por el cubano Benny Moré; y piezas del mexicano Dámaso Pérez Prado, Rey del Mambo, entre ellas “Sax Melodioso” , un tema que Valerio calificó como “obligatorio” para los saxofonistas de la época y que fue interpretado por Norman Calderón, primer saxofonista en presentarse en el Teatro Nacional rompiendo así la prohibición que tenía ese instrumento de sonar ahí.

 

Curiosamente, Calderón fue el arreglista para el bolero original de Vargas que se incluyó en ese homenaje, “Amor de Oro”.

Otto Vargas recibió en el 2088 el premio Ricardo RECA Mora por toda una vida dedicada a la creación original.

Otto Vargas cumplirá 86 años en noviembre. 

Derechos Reservados 2017 © ACAM Costa Rica • Diseño y programación:Tormenta Cerebral • © Nimbus 1.0